sábado, 12 de marzo de 2016

Starship Troopers - Marooned



Un nuevo aporte de Mikemonster que completa la colección de títulos de comics sobre la obra de ciencia ficción de Robert A. Heinlein "Starship Troopers - Marooned".

Starship Troopers - Marooned (o Tropas del Espacio - Abandonados) es la continuación de las sagas "La Mano del Muerto" y "Justicia Dañada" del año 2006. Will Tanner ahora está a cargo del escuadrón "Los Tigres de Tanner" con la ayuda de los sargentos Baldwin y Haynes. Es enviado en misión a un planeta supuestamente libre de insectos para rescatar a los miembros de una cápsula de reconocimiento y al escuadrón "Las Zarpas de Kleid" que había ido en principio por la cápsula. Pero la información de S.I.C.O.N. es errónea y el planeta está infectado de bichos y uno de los miembros de la cápsula se transforma en un peligro para todo el escuadrón.

IDIOMA: Español
EDITORIAL: Markosia Enterprises
AÑO: 2007
GUION: Tony Lee
DIBUJO: Chris Dibari
GENERO: Ciencia Ficción
TRADUMAQUETA: Mikemonster
ARCHIVOS: 4
TAMAÑO: 23.8
FORMATO: Cbr

  


Descarga:



X-Files Classics Vol 1

image

Tras el éxito de la serie de TV, en 1995 Topps Comics adapto en un numero 0 la historia del piloto, luego del cual saco en 9 numeros una serie de adaptaciones de algunos capítulos de la serie televisiva. La serie fue escrita por Roy Thomas, que crearía un primer borrador para cada tema, trabajando fuera del guión de dicho episodio, para a continuación ver el episodio y modificar su trabajo para dar cuenta de los cambios realizados en el set. Acá se entrega una recopilación realizada por IDW en 2013. Se incluye ademas una historia corta “Juego Circular” y la “Galeria de arte”.

Idioma: Español.
Editorial: IDW
Año: 2013
Guion: Stefan Petrucha
Dibujo: Charlie Adlard
Tradumaquetadores: Darth Klaus & Lurga the Hutt (CRG)
Archivos: 3
Formato: CBR.
Tamaño: 138 MB

Descargar comics:

imageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimage

viernes, 11 de marzo de 2016

Reseña Comic: Pingüino Dolor y Prejuicio


PINGÜINO: DOLOR Y PREJUICIO

Editorial: DC Comics
Fecha de Publicación: Octubre, 2012
Guionista: Greg Hurwitz
Dibujante: Szymon Kudranski
Reseña: Ñoño Cool

Batman. Tal vez el superhéroe con la galería de villanos más extensa en todo el mundo del comic, así como la más rica, variada, colorida e importante de la industria. Hay incluso dos o tres que podríamos decir son más fascinantes incluso que el mismo murciélago gracias a sus torcidas mentes, morbosas maneras de actuar y conducirse y personalidades atrayentemente oscuras. Los enemigos de Batman son la epítome de la frase “un héroe solo es tan grande como a los peligros a los que se enfrenta” y quienes en gran parte lo siguen manteniendo relevante.

Cada uno de ellos es más interesante que el anterior, y por lo mismo con la llegada de Batman a distintos formatos, la gran mayoría de ellos han tenido la suerte de contar con muchas interpretaciones diferentes ya sea en cine, televisión, series animadas y más. Gracias al show de Adam West del 66’, las películas de Tim Burton, las series animadas de Bruce Timm, y más recientemente los films de Christopher Nolan, se han transformado en íconos de la cultura popular y reconocibles por el público general a tal punto que algunos de los de segunda clase son más famosos que villanos pertenecientes a superhéroes de primera fila.

Los mejores en la lista podrían ser Cat-Woman, Riddler, Hugo Strange, Two-Face, Bane, Ra’s Al Ghul, Talía Al Ghul, Poison Ivy, Scarecrow Carmine Falcone, Harley Quinn, Mr. Freeze, y por supuesto Mr. J, el Joker. Estos némesis se adaptan a los tiempos de igual o mejor forma que el mismo Batman, aunque hay que admitir que así como geniales creaciones, la galería ha dado vida a creaciones patéticas como el Amo de los Condimentos por ejemplo, y han sido abandonados en el tiempo, o incluso otros con tanto potencial como los más clásicos se han movido a un segundo y hasta terciario plano al pasar de los años.

Uno de los que por mucho tiempo sufrió ese destino fue Oswald Chesterfield Cobblepot, aunque creo que lo conocerán mejor como El Pingüino. Si bien estuvo desde el principio como uno de los enemigos iníciales de Batman, y se ha ido reinventándose cada cierto tiempo para no caer en el vortex del olvido; no ha tenido el mismo éxito que otros de sus compañeros, hace unas décadas ya terminó sumiéndose en un estancamiento argumental que nunca le dejó desarrollarse más allá de ser el gordo del paraguas en un club de mafiosos que luce amenazador pero jamás causa nada de daño real, es solo un mafioso tal como el resto, pero que tenía muchos contactos que Batman quería, era interrogado por él y listo.

En el 2011, DC pretendía cambiar esto y para ello en sus New 52 lanzó una reimaginación de Oswald en forma de miniserie que me agarró por sorpresa por su calidad e interés. Se apostó por Gregg Hurwitz en el rol del guionista y Szymon Kudranski en los lápices para recuperar la merecida dignidad que se había ido con los años, demostrar que es un hombre depresivo al que lo consume un odio por el mundo que le quema por dentro, y hacerlo aterrador o más peligroso nuevamente.


 Hurwitz, hombre detrás de las tramas de tebeos como Moon Knight o Punisher MAX hace un gran trabajo de conseguir al lector a identificarse con el villano que todos amamos odiar. Es una historia oscura, sucia, y de tono psicológico que te lleva de regreso a la infancia del Pingüino y así revisar los abusos que lo convirtieron en el monstruo que ves hoy en día. Mediante flashbacks intercalados con la narrativa del presente, podemos ver lo traumático que fue su pasado, viviendo en una familia que lo detestaba, desde su padre a sus hermanos.

Su escape de los abusos eran las aves por las que comenzó a fascinarse más y más, y su única fuente de cariño era su madre, y tal como con los plumíferos, se obsesionó con ella al punto se sentir un amor enfermizo, que rallaba en lo romántico, una especie de Complejo de Edipo llevado al límite.; mientras que a los demás solo les entregaba odio en regreso al rechazo constante que este le mostraba a él.

Ese rencor con el que vive será su gran motor para poder transformarse en un hombre por sobre los hombres, ponerse arriba de los que siempre lo miraron hacia abajo, y como no siente piedad por ellos, planea hasta los últimos detalles en cómo ir destruyendo a los que ve como obstáculos en su camino más que personas.

Ya crecido y habiendo acabado con todos los abusadores que alguna vez lo retaron, se ha vuelto una fuerza a temer, que por las más mínimas ofensas puede arruinarle la vida y los familiares de quien lo miró feo o decirle que es bajo de estatura. Su odio por Batman no es más que una extensión de su infancia al verle como el matón definitivo que nunca va a superar. Pasa a todos a llevar y no le importa como tenga que hacerlo, sus escrúpulos y conciencia son inexistentes, y se ha vuelto un monstruo frío y cruel.

Pero los monstruos igual tienen sentimientos. Oswald sigue cuidando religiosamente a su madre, y después a medida que avanza la historia lo vemos enamorarse de una mujer ciega que no puede ver como es físicamente y por ende se gana su confianza al no juzgarlo por el rasgo que más miseria le trajo al crecer: su aspecto. Su relación con ella le muestra que puede llevar una vida normal, apreciar las cosas de la vida que se le negaron, pero aún así la mira con una enorme desconfianza pues no entiende cómo alguien puede amarle a él y piensa que le miente. Nos deja claro que el Pingüino puede tener una mente retorcida, repleta de traumas y más, pero su corazón y emociones son las de un niño desesperado por amor. Es un ser al que fácilmente podremos detestar por sus acciones o sentir mucha lástima por su pasado y lo que sufre en el presente.


El guión es muy simple y hasta algo predecible, con los secundarios siendo nada más que recursos para avanzar la trama, pero funciona de gran forma para poder representar el carácter de nuestro protagonista, reinventando su personalidad y al mismo tiempo haciéndolo calzar con lo que conocemos del personaje actual. Es magnífico ver que a un villano tan estancado en su desarrollo le es dado un poco más de pantalla y se avanza en su caracterización, y si logran hacerlo aterrador, en especial cuando la rabia lo consume tanto que pierde el control de su cordura.

En el dibujo tenemos al hombre detrás de muchos comics de Spawn, Szymon Kudranski. Su composición de viñetas es decididamente cinematográfico, transformando esta miniserie en una película animada envuelta en páginas de papel; me encantan las partes donde nos muestra la casa de las perversiones donde el Joker disfruta de todas sus manías sexuales de lo más retorcidamente graciosas. En el caso del color, trazo, diseño de personajes y todo lo demás, cabe perfectamente en la maravillosamente espectacular categoría de… “ok”, no malo, ni bueno, solo “ok”.

Una pena que después de esto en los tebeos el Pingüino no se haya vuelto una presencia más interesante o siquiera grande, pero al menos Robin Lord Taylor en la serie Gotham nos entrega su propia versión del villano que puede causar lástima, complicidad, alegría y todo al mismo tiempo. Su versión del “Pingüino” es a mi gusto el punto más fuerte de toda la serie, y es la única representación de Oswald que verdaderamente vale la pena seguir en estos días si eres fan del personaje.

Este tebeo en general no es nada espectacular ni será un futuro clásico, pero sin duda es el mejor comic escrito sobre el personaje en muuuuchos años. Nos acerca a un villano poco explotado en las décadas pasadas y lo presenta como una pobre y patética criatura miserable llena de odio, que luchó contra su marginalización de la sociedad no para integrarse, sino que para poner su pie en su cuello y apretar y ser él quien decida quien merece o no mirarlo a la cara. Si les gustaría ver un poco más de alguien al que el tiempo ha tratado tan duramente fuera como dentro de las paginas ilustradas, "Dolor y Prejuicio" es una buena lectura a revisar.

6.7/10

Post:   Pingüino  Pain & Prejudice





Allegra

P00001 - Allegra nº01 por Millos66_thumb[12]
 
Ella vive, ella lucha, ella muere. Ella resucita y vuelve a luchar. Un día de trabajo normal en el año 2068. Ella es Allegra.
 
Allegra es la jefa de seguridad de la colonia celeste de Midian. La humanidad ha sido barrida de la superficie del planeta, debido a un misterioso virus genético, pero ni así han cesado los enfrentamientos.
 
Los escasos supervivientes, agrupados en tres ciudades orbitales pelean entre si, aparentemente por la supremacía.
 
Allegra comienza a sufrir visiones, su destino está enlazado con el de su mundo. Para salvarse debe salvar a su devastado planeta.
 
Idioma: Español.
Editorial: Image
Año: 1996
Guion: Steven T. Seagle.
Dibujo: Scott Clark.
Escaneador: Millos666 (CRG)
Archivos: 4
Formato: CBR 
Tamaño: 38.4 Mb
 
P00002 - Allegra nº02 por Millos66_thumb[3]P00003 - Allegra nº03 por Millos66_thumb[3]P00004 - Allegra nº04 por Millos66_thumb[3]
 
Descarga:

miércoles, 9 de marzo de 2016

Reseña Comic: Nekrodamus


NEKRODAMUS

Editorial: Revista Skorpio
Fecha de Publicación: 1975 - 1994
Guionista: H.G. Oesterheld
Dibujante: Horacio Lalia
Reseña: Ñoño Cool

“Ha llovido y la tierra húmeda del cementerio cede bajo los pies de Gor, el hombrecito deforme. Muñones, carne agusanada y maxilares congelados en un grito eterno son enterrados nuevamente por el contrahecho. Un perro aúlla su hambre de siglos. Una plañidera llora a dos monedas por lágrima. Y en medio de eso, el cuerpo de un príncipe es acompañado por una corte adulona hacia su cripta. Todo le hace pensar a Gor en un inquilino mas, en un cuerpo que deberá limpiar de polvo cotidianamente... y de pronto, un viento helado que atraviesa la cripta quitando el aliento. Y el príncipe que se incorpora y dice ser un demonio... llamado Nekrodamus. Llama a la puerta, caminante, pide permiso para entrar a un mundo infernal, plagado de metáforas y espanto, pero antes ten en cuenta algo... nadie te asegura el regreso.”

Nekrodamus es una famosa serie de historietas enmarcadas en el género de horror-aventura nacidas de la mente de H.G. Oesterheld, quien a pesar de haber fallecido sigue siendo el más grande guionista argentino de comics en toda la historia de ese país, así como uno de los indiscutibles maestros en el mundo del tebeo en general, el mismo autor del mítico “El Eternauta”. Su Nekrodamus fue la última creación que pudo hacer antes de que las fuerzas armadas le tomaran prisionero en un periodo muy complejo en la historia política de la Argentina que no voy a tocar porque 1) no soy de ese país como para tener el contexto completo y poder dar una opinión informada o de peso, y 2) esta es una reseña de comics y eso no viene al caso.

Este comic producción argentina pero estrenada en el mercado Italiano sobre este demonio humanizado goza de ser una de las historietas que más tiempo estuvo publicándose en la revista Skorpio, corriendo desde 1975 a 1994, y fue la que rompió con lo que se esperaba de las cosas que Skorpio lanzase en sus páginas. En los 70’s solo eran historias de acción, ciencia ficción y aventuras más alegres y ligeras las que dominaban la palestra, y ahora llegaba algo puramente de terror. Las macabras situaciones en las que nuestro demoniaco protagonista y otro demonio llamado Gor, cuidador de la cripta mortuoria donde su cuerpo descansa, se ven envueltos están siempre enfocadas a buscar la redención de ambos, mientras combaten el mal en todas las formas.

El que un monstruo fuese nuestro héroe respondía a un fenómeno que pasaba en el género en el despertar de los setenta y que se venía gestando décadas antes. El horror en los años 30 y 40 eran básicamente pulps con científicos locos desfigurados y físicamente aterradores haciendo de las suyas o militares nazis, soviéticos o asiáticos con planes de dominación mundial dado el contexto de la guerras mundiales frescos en la mente; para la llegada de los 50 reaparecieron los monstruos clásicos como hombres lobos, vampiros, momias, zombies, e incluso el ocasional asesino del cuchillo, siempre haciendo hincapié en su fealdad tanto mental como física ya que el miedo al extranjero había pasado y necesitaban otro enfoque.


Para los 70 nuevamente se cansaron de eso ya teníamos monstruos víctimas de la sociedad, que por su crianza se habían vuelto psicópatas asesinos o querían venganza contra el mundo, transformando humanos en criaturas sin humanidad, se buscaba un monstruo no irreal sino que mucho más palpable y por ende que causase más miedo por eso; y por otro lado los que siempre fueron físicamente horrendos como vampiros, demonios y más seres fantásticos, ahora poseían humanidad y tenían deseos, pesares, necesidades y mejor apariencia física. Con la conciencia social de que existen monstruos dentro de nosotros, también comenzó a aparecer la idea de que debe haber destellos de humanidad dentro de los monstruos; y gracias a esto la criatura aterradora y gótica pasó de ser un obstáculo a superar, el villano o un secundario, ahora probaba sus posibilidades de ser el héroe. Aquí es donde cae Nekrodamus.

Una obra que marca un interesante momento en las carreras de ambos autores, pues para el dibujante Horacio Lalia fue lo que impulsó su carrera como artista y le puso en el mapa, mientras que para un ya maduro Oesterheld que rondaba los 60, sería el final de su trayectoria antes de ser secuestrado y asesinado.

Nekro es un personaje que recuerda a la época del romanticismo literario del siglo XIX, luce como un caballero andante, con buena salud, apariencia hermosa y cuidada, además a pesar de ser un demonio se niega a hacerle daño a cualquier inocente, pero liberando toda su sanguinaria furia contra los que considere culpables de algún mal, siendo una especie de antihéroe antes de que estos se pusiesen de moda en el mercado del tebeo norteamericano en la segunda mitad de los años 80. Su cuerpo bello no es su forma física real eso sí, sino que un cadáver de un noble muerto hace muchos años que conserva en las mejores condiciones posibles para mantener la fachada, y su real apariencia es deforme y nauseabunda.

Gor por su parte, es un ser que es deforme y asqueroso de principio a fin, no tiene cuerpo falso que le apañe sino que deja ver su forma tal como es; y es dueño de una repugnancia total tanto física como espiritual, pues también es un nigromante que mata por diversión y goza pervirtiendo a los vivos y los muertos. Esto crea una suerte de dualidad entre ambos, protagonista y ayudante, aunque sus similaritudes son más que sus propias diferencias.

Ambos hombres también tienen una obsesión con las apariencias físicas, ya que Nekro se rodea de cruces a pesar de que le queman para poder fingir que su naturaleza no es demoniaca, y cuando asesinan a seres hermosas les dan tratos especiales como recubrir sus cadáveres de oro o sepultarlos en lugares ilustres por el mero hecho de su físico excepcionalmente lozano; incluso Gor se enamora de una mujer llamada “la princesita” nada más que por su rostro. Para ellos lo superficial importa más que la sustancia, lo que les entrega un sentido de tragedia, porque ambos desean desesperadamente lo que no poseen, y lo ponen por sobre el valor de muchas otras cosas más ya que para ellos la belleza es símbolo de la vida misma.

El tebeo comienza bastante tibio, sinceramente siendo una sombra de lo que en más tarde se convertiría tanto en caracterización de personajes como en tramas, pero cuando toma vuelo lo hace con ganas. Una vez cimentado el universo donde se mueven estos seres, es genial ver interactuar a dos personalidades tan fuertes y definidas como Gor y Nekro en aventuras profundas y difíciles. Nekro es un estratega maestro de lo sobrenatural, casi como un John Constantine, Dr. Strange o Batman mágico, dueño de una frialdad y capacidad de ponerse dos pasos adelante del villano y el lector mismo que siempre sorprenden, se ve invencible a pesar de las cosas que se le pongan encima, y eso es especialmente cierto cuando es acompañado por Gor y Lepra el perro.

La narrativa de todo Nekrodamus es muy y digo MUY diferente y mejor trabajada que muchas de las otras obras latinoamericanas en ese entonces, y posee comentarios sociales bastante fuertes y dobles lecturas que se pueden captar fácilmente y le añaden un sentido de tridimensionalidad a todo el conjunto, aunque si se encuentran políticamente en el lado contrario del espectro, esto puede resultar molesto. Este último elemento era bastante obvio que aparecería ya que cuando Oesterheld guionizaba esta historieta estaba siendo perseguido por los militares por sus ideas diferentes.

Ambos siempre mantienen una brújula moral – algo extraño para un producto protagonizado por demonios – y que sirven de alegorías y metáforas para tocar temáticas como el amor, la codicia, la corrupción, justicia, abuso de poder, concepto de belleza, el perdón, venganza y más. La estructura de cada caso es como los de Sherlock Holmes o cualquier serie procedimental de tv, se les presenta un problema, Nekro lo resuelve y tenemos una lección que aprender a navegar entre lo sórdido de lo humano, son siempre relatos cortos conectados solamente por sus protagonistas y el mal omnipresente. Y los villanos que se pasean por las viñetas son memorables y aterradores, dejando en claro que muchas veces los seres más peligrosos no son los sobrenaturales, sino que los humanos más egoístas y crueles de nosotros. Aunque como excepción, tenemos una serie de demonios relacionados con algunos personajes que huele mucho a Neil Gaiman años antes de que este saliese con su Sandman; pero debo admitir que Neil llevó estos conceptos a MUCHO mejor puerto en los años 80-90.


Los dibujos de Lalia crean atmósferas pesadas, un muy buen juego de luces y sombras, gran trabajo de perspectiva y planos, personajes muy detallados, usando esponjas mojadas para dar la impresión de climas nublados y ambientes con aires corruptos y como no, su icónica viñeta circular por aquí y allá para romper con los esquemas comunes. Ya entrado en el grueso de los números su nivel de detalle y ejecución de todos los elementos pasados mejoran una barbaridad, además de notarse que su lado fuerte son las escenas de tranquilidad, ambientación y diálogo que piden detalles en las expresiones faciales y los fondos; y por esto las secuencias kinéticas de acción no se sienten del mismo nivel.

Luego de que Oesterheld desapareciera y los guionistas fueran y vinieran en la colección durante 5 años más, Laila seguiría superándose a sí mismo, con un trazo menos barroco que antes pero igual de característico. Lo que más me gusta de sus años posteriores es como trabaja los detalles de la arquitectura, crea atmósferas desoladoras y los detalles puestos en cada objeto y personaje a tal nivel que casi salen de las páginas… aunque claro, es un nivel que llegaría después de mucho tiempo.

 Nekrodamus es una historieta llena de conceptos interesantes a explorar, que cambió el género del horror latinoamericano que revisase la naturaleza de lo que hace un monstruo en vez del mismo monstruo en si, además de llevar a las alturas a Laila como uno de los mejores trazos en la Argentina. Sinceramente esta vieja tira sobre cadáveres y mundos góticos es un clásico que debería tener más reconocimiento, no está al nivel del Eternauta del mismo guionista, pero sigue siendo una joya del comic de habla hispana en Latinoamerica.

8.5/10




Saints

image
La nueva generación de santos ya esta aquí, Image Comics nos presenta a unos jóvenes poco canonizables, pero que por ahora son lo mejor que la humanidad puede dar.

Sean Lewis y Ben Mackey nunca se imaginaron que iban a crear un cómic que seria publicado por una de los mayores editoriales en el medio. No parecía real para Lewis, actor y dramaturgo de Iowa City, y Mackey, un graduado de 2013 de la Universidad de Iowa, que su cómic "Saints" se iba a llenar los estantes de las tiendas de cómics en todo el país hasta que tuvieron una copia de papel en sus manos. "No se sintió por un tiempo muy largo," Mackey, ahora residente en Tucson, Ariz. "Ben y yo todavía estamos sin habla", dijo Lewis.

Pero ahora todo es muy real para ellos. Su cómic "Saints" comenzaron a planearlo hace cuatro años, presumiblemente la colección será de 36 números, a partir del 7 de octubre del 2015 es publicada por Image Comics, del cual podría decirse que es el la tercera editorial de libros de historietas más grande de USA después de Marvel Comics y DC Comics.

Su torcido, irónico e irreverente "Santos" se centra en una idea bastante singular. Como la describe Mackey: "¿Qué pasa si los patronos de la Iglesia Católica tenían superpoderes basados en la forma en que fueron martirizados?" San Sebastián, que fue asesinado a flechazos, por lo tanto flechas puede crecer de su pecho y puede dispararlas como un arquero experto. Santa Lucía, a la que le quitaron los ojos, tiene lo Mackey llama una “previsión celeste" que le permite ver el futuro.

A Mackey la idea vino cuando él estaba tomando clases de arte medieval en la universidad "Naturalmente, estaba estudiando a una gran cantidad de santos, porque eran una parte importante del arte en ese entonces", dijo Mackey. "Se convirtió en un ejercicio mental por diversión: asignar súper poderes a cada santo."

Blaise, Lucy, y Sebastián descubren una Guerra Santa está en erupción y que, sin darse cuenta, son la próxima generación de los Santos a punto de luchar por un cielo que Dios ha abandonado. Lo oculto se revela en una espectacular serie, llena de acción, repleta de metales pesados, sexo, y muerte en un mismo envase.

Idioma: Español.
Editorial: Image
Año: 2015 - 2016
Guion: Sean Lewis
Dibujo: Benjamin Mackey
Tradumaquetadores: Heisenberg y Ox (LFDM)
Archivos: 9 de 9
Formato: CBR.
010205040301saints_008_001saints_009_001
Descarga:

martes, 8 de marzo de 2016

Reseña Comic: Legion


LEGIÓN

Editorial: Ivrea (español) / IDW Publishing (Ingles)
Fecha de Publicación: 2006
Guionista: Salvador Sanz
Dibujante: Salvador Sanz
Reseña: Ñoño Cool

El Apocalipsis. Sin duda una de las cosas que más llama la atención del ser humano, pues el día del juicio final ha sido representado en cientos de formas diferentes desde en comics, televisión, cine, literatura de fantasía, ciencia ficción o aventura con muchísimos autores tocando el tema donde la humanidad llega a la extinción completa.

Entre los más famosos está el de los desastres naturales, como una reacción volcánica en cadena, mega terremotos, etc; un virus incontrolable que nosotros mismos lanzamos a la atmósfera y nos acaba en meses o semanas; la clásica guerra nuclear que hace todo inhabitable; Godzilla u otro monstruo oculto que resurge y barre el piso con nosotros; zombies hambrientos de cerebros; otra raza reemplazando la nuestra como la dominante, como por ejemplo simios liderados por César; plantas que lanzan vientecito cariñoso que nos obliga a suicidarnos como cree M. Night Shyamalan; máquinas que se alzan y nos hacen pedazos usando Terminators o usándonos para ser parte de la Matrix; alienígenas que nos invaden y conquistan usando tecnología superior; Dios mismo desata su ira bíblica sobre los pecadores; o criaturas interdimensionales que nos visitan para patearnos el trasero. La lista sigue y sigue. Incluso tenemos incluso más escenarios post-apocalípticos, donde la humanidad sobrevive a duras penas la extinción y tiene que vivir en un mundo diferente al acostumbrado.

En el caso de “LEGION”, historieta creada por el dibujante y guionista argentino lleno de talento Salvador Sanz, se va por el lado interdimensional. Su novela gráfica del año 2006 fue publicada originalmente en Argentina y España por la editorial Ivrea, y luego pasó por IDW Publishing para que traducida al inglés llegase a USA y los países angloparlantes. Sanz sin duda es uno de los creadores completos en la industria comiquera al que hay que poner mucha atención, pues con su “Desfigurado” nos trajo la Matrix antes de que la película siquiera tuviese guión escrito, “Nocturno” nos pone en una historia media Kafkiana llena de exquisita atmósfera donde un hechicero transforma gente en pájaros gigantes, y “La Llamada de Cthulhu” nos muestra su propia visión de los mitos lovcraftianos.


Aunque Legión fue el comic que transformó a Sanz en un nombre a tener en cuenta en el panorama latinoamericano de la historieta, dado su estilo visual y narrativo particularmente único, en especial los detalles trabajados y el uso del color perfectamente ocupado como recurso narrativo y simbólico que le entrega identidad propia a cada una de las viñetas en las que hace acto de presencia. En Legión es exactamente eso, el color, lo que gatilla todo; específicamente un color nuevo jamás conocido por el hombre nacido de la mano de la pintora Azul Cobalto: El Ultramal, que para uno es “amarillo frío”, “celeste borroso” o “violeta cálido” según a quien le pregunten.

Nuestros protagonistas principales son la pintora Azul, un músico metalero daltónico que posee la capacidad de sinestesia, una famosa escultora mucho más vieja que los demás, y un poeta que trabaja cuidando un edificio abandonado pero que no es demasiado bueno con las palabras. Y a pesar de que cada uno es un artista dueño de una expresión específica del arte, ninguna de estas se ve representada en las viñetas, no la melodía de nuestro guitarrista, no el color milagrosamente nuevo de Azul, no las obras de la escultora, o la poesía; pero son estas las que traen a los seres demoníacos a nuestro plano de la existencia.

Al ser un comic argentino ambientado en Buenos Aires, tenemos muchos lugares que la gente del país podrá identificar perfectamente, desde las calles, a los edificios, construcciones emblemáticas y más. Toda la ciudad normalmente llena de vida se transforma en algo oscuro, aterrador, que poco a poco se vuelve más grotescamente misteriosa e infernal, pero jamás pierde su identidad como Buenos Aires, y sientes incluso al final de toda la obra que esta ciudad sigue omnipresente ahí, a pesar de estar bañada en una lluvia de sangre y cuerpos muertos, con un rostro negro mirándonos desde el cielo.


Legión tiene influencias de Lovecraft y Borges muy claras y notables, aunque no son las únicas. Primero podemos ver las huellas del maestro del horror en que tenemos una amenaza monstruosa, horrorosa, grotesca e imposible de comprender con nuestros 5 sentidos, que nos hace pedazos ya que no tenemos oportunidad y media de poder hacerle frente a la oscuridad imparable mientras Buenos Aires cae presa del mal supremo; y el concepto de que un mundo hecho de arte puro que funciona como herramienta de destrucción quiere ocupar el planeta para transformar nuestro mundo en una realidad de expresión pura que es al mismo tiempo hermosa, interesante pero inhumanamente terrible; me suena a Borges en más de una manera. Además hay diseños muy parecidos de los Xenomorphos dando vuelta, y tintes de Hellraiser en el concepto de que hay algunos humanos elegidos que se les permite transformarse y adaptarse para llevar a cabo la labor de la Legión dejando cadáveres que jinetes recogen en bolsas como si fueran el camión de la basura limpiando la suciedad.

El dibujo es atrapante, expresando una hermosa fealdad llena de imaginación oscura que se desborda por todos los costados, los híbridos humano-animales, los cuerpos desmembrados utilizados como bloques para construir una escultura, gente vestidos con huesos y pieles a lo cavernícola satánico, y más. El detalle y sobretodo el uso del color es algo que le entrega un sabor único en lo que a la historieta argentina y latinoamericana se refiere.

Mi único problema es que los personajes son pobremente caracterizados para que la trama avance rápido y energéticamente, ellos son meros instrumentos para construir este cuento apocalíptico cuando podrían haber sido desarrollados lo suficiente y así hacer que el lector sintiese lo trágico de sus destinos muchísimo más cuando llegasen. Eso y que uno que otro diálogo no se siente natural o real, pero son los menos.

Me encanta el final triste y depresivo de Legión, con los protagonistas llorando desesperados o resignándose a su destino, es una conclusión tan desolada que corona toda la atmósfera reinante en cada viñeta, la humanidad y su futuro está perdida y no puedo pedir más… al menos en lo que a esta historieta se refiere. Sin duda un comic recomendado, échenle un vistazo y ojalá así puedan adentrarse un poco más en el trabajo interesante y diferente de Sanz el argentino.

9/10




Alan Moore: escribir para cómics, vol. 1

image
Un aporte de araujojoan
Uno de los maestros de la escritura de los cómics comparte sus pensamientos sobre la manera de entregar un guión de primera clase. El ensayo principal fue escrito originalmente en 1985 y apareció en un oscuro fanzine británico, justo cuando Moore fue cambiando el panorama del cómic moderno. Avatar lo vuelve a editar, reunido por primera vez como una novela gráfica, profusamente ilustrada por Jacen Burrows.
Alan Moore también entrega un ensayo completamente nuevo sobre cómo sus reflexiones sobre la escritura han cambiado en las dos décadas desde que el primero fue escrito. Para los fans del trabajo de Moore, nuevos escritores, o cualquiera interesado en los cómics, este libro es una mirada indispensable y fascinante en los pensamientos de uno de los maestros de la escritura de historietas. (Sacada de: https://www.goodreads.com/book/show/27763390-alan-moore )
Idioma: Español.
Editorial: Avatar Press
Año: 2003
Guion: Alan Moore
Dibujo: Jacen Burrows
Traductor: MRBlacker – PerroJoven (Outsiders)
Maquetador: W.D. (Outsiders)
Archivos: 1
Formato: CBR.
Tamaño: 26,8 MB
Descargar comics:
imageimageimageimage