sábado, 9 de mayo de 2015

Fairy Quest

Fairy Quest - Forajidos 000
G69 nos trae escaneado por él Fairy Quest.

Érase una vez el Bosque de las Fábulas, un lugar mágico donde vivían los personajes de los cuentos que todos hemos disfrutado en nuestra infancia. Y los cuentos son para ser contados, y así han de ser representados, todos los días, siempre igual, una y otra vez..., y controlar que eso se cumple es la misión del estricto Sr. Grimm.

Pero, un buen día, Caperucita Roja y el Lobo Feroz deciden romper las reglas y ser dueños de su propia historia. ¿Podrán llegar a ser libres y escapar del Sr. Grimm y sus secuaces?

Una obra genial resultado de la unión de tres artistas geniales: Paul Jenkins, Humberto Ramos y Leonardo Olea. ¡No te la pierdas!

Idioma: Español.
Editorial: Babylon
Año: 2013
Guion: Paul Jenkins
Dibujo: Humberto Ramos, Leonardo Olea
Escaneador: G69 (HTAL)
Archivos: 1
Tamaño: 26.9 MB
Formato: CBR.

Fairy Quest - Forajidos 052Fairy Quest - Forajidos 053Fairy Quest - Forajidos 054Fairy Quest - Forajidos 055Fairy Quest - Forajidos 056Fairy Quest - Forajidos 058Fairy Quest - Forajidos 059Fairy Quest - Forajidos 060

Descargar:

viernes, 8 de mayo de 2015

Reseña: Pax Romana



PAX ROMANA


Editorial: Image.
Guión, dibujo y color: Jonathan Hickman.
Fecha de publicación: Diciembre de 2007 – Noviembre de 2008.
Reseña: el Buen Ñoño Wise.

A menudo me he preguntado qué deben haber pensado cuando se dieron vuelta para vernos llegando en la distancia. Nunca habían escuchado el ruido de motores. Máquinas antinaturales volando a través del aire. Lluvia de fuego cayendo del cielo (…) Efectivamente, eran carros de los dioses.” - General Nicholas Chase.

A la hora de hacer reseñas es entretenido investigar buenos comics que nos sirvan a todos como introducción a artistas no tan conocidas del noveno arte, ya sea por el estilo, el argumento o los autores. Estos snacks gráficos que a veces les he traído reseñados tienen el potencial de ampliar nuestra gama de conocimiento en una modalidad artística tan rica y variable, tanto como otras y a veces incluso más, que sólo necesita de unos lápices y unas cuantas hojas de papel -o un poco de tiempo junto a ciertos softwares adecuados- para que surja la vida. A veces digna de sobrevivir y soportar los embates del entorno; a veces débil y olvidable.

Ojalá el cómic que reseño hoy sea un bocadillo de su agrado, y ayude a ampliar nuestros horizontes comiqueros. Su autor es bastante conocido actualmente, y tiene a muchos de nosotros gozando con las colecciones de Avengers y New Avengers de Marvel Now! Este trabajo es cortito y calza con la definición de snack: me refiero a “Pax Romana” del gran Jonathan Hickman, cuento gráfico (más que novela) de sólo 4 números con alrededor de 20 páginas cada uno. Ideal si saben que Hickman ha hecho algo más que su trabajo mainstream en la primera familia y otras colecciones marvelitas, pero no saben por dónde empezar. No les tomará más de una hora leerlo y créanme: valdrá la pena si saben a lo que van. De eso último me encargo yo ;).

Ya, vamos al argumento. “Pax Romana” nos muestra un escenario aparentemente futurista y mezcla entre distópico y utópico, dependiendo de sus ideas político-religiosas. ¿Cómo es eso? Veamos: la historia abre con una audiencia/conversación entre dos personas: 1) El Obispo de Roma, el Panchen-Lama, el Pratyekabbudha, el Último Califa, el eterno sacerdote de Amón-Ra, el Rabino Negro, el Chamán Blanco y El Vicario de Cristo: el Papa Gen. Su interlocutor es 2) el Emperador Constans IV, Rey del mundo, con tan sólo 4 años de edad. Esta conversación se lleva a cabo en la Mega-ciudad de Constantinopla, y el Papa Gen viaja desde El Vaticano, sede de la Iglesia Unificada del Santo Imperio Romano.

¿Utopía o distopía? Quizá ni lo uno ni lo otro. Parece enredado y lo es, si estamos acostumbrados a que las viñetas nos marquen el ritmo y los diálogos no sean abundantes. Pero este es Jonathan Hickman desbocado, así que las ilustraciones, que él mismo realizó, son más bien una guía escueta de la historia, la cual perfectamente podría ser un cuento de ciber-terror prescindiendo de los dibujos. Si somos buenos para leer con atención, la historia nos irá atrapando.

De vuelta al relato, el Papa Gen -extraña mezcla genética de más de mil hombres y mujeres santos- viene a conversar con este pequeño emperador (quien a su vez posee más de lo que se ve por encima) acerca de cómo se llegó al estado actual de las cosas. Corre el año 2054 DC, y reina el caos. Entre otras cosas, se menciona un conflicto Indo-chino, la invasión islámica de Europa, la anexión de Israel por parte de Palestina para el 2035 DC, etc. Ante este caos, una Iglesia tambaleante investiga en secreto con ayuda del CERN, metiéndose e invirtiendo en ciencia más allá de cualquier sospecha del resto del mundo. Para ese momento, el Papa negro, Pío XIII, recibe una información trascendental: los científicos financiados por la Iglesia han logrado hacer posibles los viajes en el tiempo.

Hasta aquí, delirante. Las predicciones que hace Hickman son sabrosísimas y hasta dan ganas de tenerlas a mano para saber cuáles se cumplen y cuáles no. Además, introduce elementos míticos como el mentado Papa negro, que me retrotraen a mi infancia y a los cuentos de terror en la noche junto a mis amigos, cuando hablábamos de fantasmas, brujas, el anticristo y el fin del mundo. Realmente, la cosa pinta para un viaje de ficción increíble.

No quiero contar mucho más, pero sí debo concluir la descripción del argumento: el Papa negro es convencido de la urgente necesidad de viajar al pasado y arreglar errores históricos, a fin de devolver a la Iglesia un rol más activo en el devenir humano. Para eso, un equipo militarmente preparado y conducido por un personero eclesiástico viajará a una fecha específica y moverá los hilos para que eso ocurra. Sin embargo, y a pesar del minucioso cálculo de factores, una vez hecho el salto temporal aparecerá en escena el mayor conjunto de variables independientes y no controladas: el comportamiento humano. Termina el primer número y ya queda la grande. ¿Cómo se llegó entonces a ese futuro utópico/distópico en que se realiza la conversación de nuestros extraños personajes?

Dicho esto, y sin profundizar en una historia que espero descubran por ustedes mismos, sí puedo decir que la narración es agradable, utilizando elementos de la ciencia moderna de manera relativamente cuidadosa, a fin de que luego de un par de décadas no envejezcan mal y se vean mortalmente ridículas (como lamentablemente le pasa al parloteo “científico” de muchos de nuestros adorados comics de los 80 y 90). Las predicciones realizadas también son interesantes, y dan cuenta de un autor a estas alturas famoso por tener una mente aguda y por estar al tanto de la contingencia internacional en un nivel especial, lo que le permite desarrollar personajes completos, realistas, y escenarios en concordancia. En ningún momento se duda que durante el siglo IV habrá oposición violenta a los viajeros, y nadie cae presa del mito del noble salvaje, por nombrar un ejemplo.

Sin embargo, si toleramos bien el rol heterodoxo y por ratos netamente secundario de las ilustraciones, y si vamos preparados para leer diálogos contundentes, así y todo hallo algunos detalles que no me dejaron del todo conforme en este buen cuento. Lo primero guarda relación con ciertos detalles que no fueron bien cubiertos (con el nivel de prolijidad que ya tiene y yo aquí pidiendo más), como por ejemplo el idioma. Me fue inevitable comparar el relato con el primer libro de J.J. Benitez “Caballo de Troya”, en que miembros del gobierno estadounidense logran viajar al pasado y deciden que su destino será el siglo I, para presenciar la pasión y muerte de Jesús. Por supuesto, esta última es una novela de ficción con cientos de páginas, pero Benítez se dio el trabajo de elaborar una explicación pseudo-científica bastante convincente - más que la de Hickman-, de no dejar al azar ciertos detalles como el aprendizaje de los dialectos usados en la época para el blend-in de los viajeros temporales, entre otros pormenores. Tan convincente que no son pocos los conspiranoicos que creen que no es ficción, con el beneplácito de Benítez.

Igualmente, se echa un poco de menos algo más de acción: el relato del Papa Gen es fundamentalmente centrado en las figuras históricas, y hay muy poco de aquella frase con la que abrí la reseña: el impacto de las masas ante estos seres distintos, con ropas extrañas y armas increíbles, que realizan actos de magia divinos o demoniácos a voluntad. Mucho de eso me faltó, y tal vez se pueda disculpar a Hickman por la cantidad de páginas, o a lo mejor sólo decir que su idea primordial era otra. Lo cierto es que mi subjetividad nubla esta parte de la reseña, porque ese choque cultural me fascinó y esperé verlo retratado, pero sólo vi breves pinceladas. 

Así y todo, los retazos que Hickman me ofreció me bastaron para darle una buena nota a su “Pax Romana”. La adolescencia de esos detalles nimios se ve más que compensada por un plan de acción realista por parte de los viajeros, quienes buscarán la aceleración del desarrollo humano de una forma mucho más aterrizada que Seele, incrementando ciertos acontecimientos claves en nuestro desarrollo social.

Diálogos, ciencia-ficción, sociología, utopía/distopía. Hickman sin riendas. Vale la pena dejar una hora de nuestro tiempo, para cuando tengamos ganas de leer algo en serio.

7,5/10





Post:  Pax Romana


jueves, 7 de mayo de 2015

Reseña: Green Lantern/Green Arrow































GREEN LANTERN - GREEN ARROW

Editorial: DC Comics
Guión: Denis O'Neil, Elliot Maggin.Dibujo: Neal Adams
Entintado: Berni Wrightson, Frank Giacoia, Dan Adkins, Dick Giordano.
Reseña: Ñoño Cool

"He estado leyendo sobre ti... ahora trabajas para los piel azul… y en un planeta en otro lado ayudaste a los de piel naranja... ¡Y has hecho cosas considerables por los de piel morada! ¡Solo hay unas pieles con las que no te has molestado… las pieles negras! Yo quiero saber... ¿¡Por qué sucede esto?! ¡Respóndame eso, Sr. Green Lantern!

Con estas lineas de la boca de un anciano afroamericano hacia Hal Jordan es que Dennis O'Neil ayudó a marcar el comienzo de una nueva era de relevancia para los tebeos superheróicos en los años 70, una época en que en última instancia fue de corta duración, pero con efectos de largo alcance.

Los comics a finales de los 60's y comienzo de los 70's si bien ya tenían personajes más cercanos y humanizados como Spider-man o los 4 Fantásticos, contenían tramas donde los antagonistas que traían problemas seguían siendo los supervillanos de siempre, y por ende a pesar de estar más apegados al lector de comics, estaban todavía muy alejados del mundo donde este pasaba su día a día.Era una época en la que los superhéroes eran totalmente predecibles y por ello comenzaban a sentirse tan aburridos como mirar cómo se seca la pintura de una pared (que solo al Kingpin de la serie Daredevil para Netflix le parece una actividad útil), y aún así los tebeos llegaban a un segundo aire de popularidad; por eso desde Marvel se comenzó a “arreglar” este problema muy ligeramente con una u otra subtrama que involucrase temas tópicos de la época como el racismo o la guerra en alguna de sus colecciones.

 DC para responder a esto buscó a Dennis O’Neil, un autor joven quien venía con un fuerte mensaje producto de la contracultura de la época que necesitaba ser escuchado y le entregó el mando de la colección en solitario de Green Lantern desde el número #76 en adelante y permitió que se le uniese un personaje que para ese tiempo estaba bastante cabizbajo en cuanto a relevancia en el DCU, y le dijo “eres libre de plasmar lo que creas necesario”. O’Neil aprovechó esta instancia para demostrar que el comic "comercial" no era solo una fuente de entretenimiento sino que también un lugar de denuncia social, donde se podían poner ideologías además de golpes, para crear debate y reflexión. Claro está, me refiero al comic norteamericano pues en Europa y en el sur de Latinoamerica ya habían varios expositores de esta tendencia.

 Acompañado de Neal Adams para el dibujo, quien nos entregaría la versión más icónica y recordada de Green Arrow, dieron vida a “Ningún mal escapara de mi vista” uno de los comics más populares del medio, que dio pie a toda esta etapa del dúo y que contiene una viñeta que cité al principio de la review, donde un hombre negro increpa a Green Lantern sobre sus prioridades sociales, la que según Adams es la viñeta mas reproducida del comic… lo que me recuerda que la plaza del pueblecito de Purén es la plaza mas linda del mundo según una encuesta hecha en la municipalidad de Purén. Pero exageraciones aparte, fue una viñeta bastante influyente en los años y décadas por venir.

Las historias de O'Neil (y una que otra de Elliot Maggin) 40 años después pueden parecernos llenas de mensajes dolorosamente obvios de conciencia social, pero fueron realmente subversivas para la época, pues promovían la integración cultural y racial, la tolerancia, la necesidad de ayudar a los socialmente olvidados, la libertad de culto (desde cierto punto de vista), el cuidado y protección del medioambiente, y muchos temas que ahora nos suenan a moraleja de fábula o temas que se tocarían en la programación infantil del Disney Jr., pero que en el tiempo donde fueron publicados realmente eran una serie de golpes de gancho derecho a la mandíbula del llamado status-quo que demostraban que un tebeo podía ser un medio adulto y maduro (nuevamente, aplicado a la industria de USA). 

Linterna Verde salió de su ambientación cósmica para centrarse en los temas de la “vida real”, haciendo equipo con un Green Arrow que dejó de ser una copia con flechas de Batman (tenía su propia “Arrow-cueva y Arrow-mobil”) para ser una especie de millonario vuelto hippie que luchaba no contra megalómanos vestidos en mallas queriendo dominar el mundo, sino que contra las injusticias sociales, la corrupción, el daño al medioambiente y otros temas de esa índole. Por primera vez los tebeos no solo tenían a los héroes como gente común, sino que también los villanos eran gente común del día a día en el mundo de los lectores, por primera vez la realidad y la fantasía coexistían en un perfecto equilibrio que solo esta dupla supo darnos y que hasta el día de hoy no ha sido superada. 

La dinámica entre ambos puede ser resumida en que cada problema lo vemos desde los puntos de vista, con Arrow siendo el "liberal" y Lantern el "conservador”, Hal es un “superpolicia” que necesita hacer cumplir la ley mientras que Oliver lo que quiere es justicia incluso si eso significa infringir la ley… he ahí tu tebeo. Pero realmente es mucho más que solo eso pues el océano de grises en la que se mueven nos deja en claro que no es necesario -ni recomendable tampoco- apoyar a ninguna de sus posiciones en un 100%. Y más aún cuando ambos personajes se encuentran en una constante evolución y aprendiendo el uno del otro, con Oliver obligando a Jordan a cuestionar la autoridad mientras que Queen suaviza un poco sus posturas, al final podrán estar en dos lados opuestos pero tienen el mismo objetivo: proteger al inocente y hacer el bien. Y así como los personajes “maduran” y toleran las distintas visiones de mundo, se pretende que también lo pueda hacer el lector.

Otra diferencia entre nuestros personajes se encuentra en sus personalidades contrapuestas. Mientras Hal es un tipo sereno, que piensa antes de actuar (cosa que en los New 52 es totalmente lo opuesto) y se controla como todo buen policía, Oliver es alguien que tiene problemas de control de la ira, siempre se guía más por sus emociones que por la lógica. Creando una dinámica aún más rica y construyendo a los personajes como personas y no como meros voceros de un mensaje. 

Ambos personajes viajarán a lo largo del país, visitando desde sectores pobres de grandes ciudades a reservas nativo americanas con Ganthet en un inicio como el “árbitro” u observador imparcial en el asunto, aunque creo que siempre se acercó lógicamente a pensar más como Hal Jordan que como Oliver Queen. Temprano en la colección acertadamente el Guardian de Oa es reemplazado por Canario Negro, quien no solo es una observadora realmente imparcial... o todo lo que se puede ser cuando el guionista necesita demostrar que su punto en cuanto a X tema social es el correcto; sino que también al ser otra humana común y corriente, encaja más que un hombre volador azul en todo el contexto que O'Neil pretendía crear, pero el mayor acierto fue que aquí se dio pie al comienzo de la ya icónica relación amorosa entre Oliver y Dinah. 

Ahora, todo este realismo y humanización de nuestros personajes inevitablemente se ve interrumpido por las tramas que usan a los metahumanos y el tema superheroico para justificarlos como tales, y no solo dos personas socialmente consientes cruzando el país en mallas, se necesitaba reforzar el hecho de quienes eran para que las cosas que hacen desde este nuevo enfoque tengan el peso adecuado. Y cuando Sinestro o Black Hand aparecen, sus amenazas con superpoderes se sienten realmente mínimas comparadas por ejemplo a la corrupción y avaricia del sistema político de USA. Los números más importantes y trascendentales de la colección son aquellos donde ningún o muy escasos golpes son lanzados. Pero hay que recalcar que no esperes se ahonden en estos temas o te den soluciones completamente realistas y funcionales, pues son comics con tipos en mallas después de todo.

Esta colección además tiene en sus páginas uno de sus aciertos más grandes al introducirnos a un nuevo, arrogante, terco y políticamente cargado Linterna Verde de raza afroamericana llamado Jon Stewart. Personaje que abrió nuevos caminos para superhéroes negros, trajo consigo posibilidades de historias que no podrían haberse contado de ser un héroe de raza blanca portando el anillo y se convirtió en una parte integral del Universo DC por propio derecho; pudo haber nacido como reemplazo pero para mucha gente es su Linterna Verde favorito y los que crecieron viendo la Liga de la Justicia Animada y no leyeron los comics del personaje, es el único GL que existe.

Otra cosa que se tocó en esta colección fue el uso y abuso de las drogas en la manera más brutal y arriesgada posible, que si ahora nos parece algo chocante imaginen el impacto que tuvo que tener en la época, donde esos temas eran altamente tabú. Hablo claramente de el sidekick de Green Arrow Speedy como un adicto a la heroína en una historia de dos partes que no demonizaba a los drogadictos como todo el resto de la propaganda en esos años, sino que lo representaba como una figura completamente trágica. Y lo mejor de todo son las reacciones de nuestros protagonistas ante la situación. El luchador por la justicia, los oprimidos y vulnerables de Green Arrow no es capaz de aceptar la condición de Speedy y lo repudia, mientras que el eterno defensor de la ley y lo correcto que es Green Lantern es el primero que se lanza en apoyo del pobre muchacho; dejando aún más en claro que si bien nuestros héroes tienen ciertos puntos de vista muy firmes, siguen siendo personas, y como tales tienden a ser contradictorios a su pensar en algunas situaciones límite.


De hecho y a pesar de sus contradicciones en cuanto a su código moral (que lo hace más humano) no ha habido mejor periodo de Green Arrow que este, y menos en los New 52, donde solo en el breve periodo de Jeff Lemire y Andrea Sorrentino le dieron historias dignas de leerse y si quieres conocer mejor al personaje esta colección es un muy buen comienzo.

En el departamento de dibujo Neil Adams se luce, y es el tono perfecto para unas historias como estas. Su estilo realista imprime seriedad a todo el ambiente en el que suceden las historias, puede que mucha gente no sea fan de los dibujos antiguos de los comics, pero Adams realmente crea unas imágenes geniales y memorables como cuándo Hal y Ollie entran y ven por accidente a Roy con la cocaína por ejemplo. Y los diseños de los personajes son también menos exagerados que en la época, con un GL más alto y flaco, y Green Arrow está pensado como un Robin Hood moderno y sucio, más musculoso que Hal y con una barba y bigote frondosos, diseño que usaría por más de 40 años  convirtiéndose en el look definitivo del personaje, que solo cambiaría a la llegada de los New 52. Y la rebeldía con la que dota a Black Canary en esa moto y la chaqueta de cuero igual le entrega más personalidad propia de la que antes tenía.

Adams puede dibujar de todo, desde luchas callejeras a puño limpio a planetas en el espacio sideral, pero se destaca sin duda en las expresiones faciales de los héroes y personas que se encuentran en su camino. Todos están inyectados de enormes cantidades de emoción, en especial en los close ups. Pero lo que no se puede negar es que por muy bueno que sea Adams en su trabajo (que lo es), son las historias y su contenido las que se recuerdan más que el dibujo. 

DC canceló la colección luego de poco más de un año, y O’neil se mudó a la cabecera de Batman, mientras que las historias finales pasaron a ser un complemento en la colección de Flash sufriendo mucho por el reducido espacio para desarrollarlas y con un número final que no se sintió para nada como una conclusión a la aventura de ambos personajes. Lo bueno es que para el tiempo en que GL/GA fue cancelada el impacto ya estaba hecho y los tebeos de malla y capa comenzaron a explorar temas sociales con mayor y menor acierto, un ejemplo de aquello es las puertas abriéndose para Fran Miller y Alan Moore, o la ocasión cuando Superman enviaba a Lois Lane al ghetto disfrazada como una mujer negra para ver que tal era su vida. 

Por los inicios de los 90 la influencia de GL/GA se fue diluyendo más y más, pero esta serie representa lo mejor de los 70 y a sus más de 40 años de publicación se siguen disfrutando como antaño, como un recuerdo de una época donde se pensaban que los tebeos podían ayudar a cambiar al mundo en una colección de más de 350 páginas de rompedores comics. 

9.5/10


































Supernatural - Rising Song

P00001 - Sobrenatural  n1 v2

Varios años después de Supernatural – Origins los chicos empiezan a unirse a su padre en su cruzada.

En esta ocasión unos Dean y Sam preadolescentes empiezan a comprender en lo que están metidos, por más que su padre intente mantenerlos al margen.

Idioma: Español.
Editorial: Wildstorm
Año: 2008 
Guion: Peter Johnson, Rebecca Dessertine 
Dibujo: Diego Olmos 
Tradumaquetadores: Rogue Lebeu, Adei (CRG)
Archivos: 6  
Formato: CBZ   
Tamaño: 50.3 Mb

P00002 - Sobrenatural  n2 v2P00003 - Sobrenatural  n3 v2P00004 - Sobrenatural  n4 v2P00005 - Sobrenatural  n5 v2P00006 - Sobrenatural  n6 v2

Descarga:

miércoles, 6 de mayo de 2015

Sunday

image
Un aporte de Mikemonster.

Víctor de la Fuente, (Ríocaliente, 1927- Le Mesnil-Saint-Denis, 2010) fue un historietista español que cultivó sobre todo el western(Sunday, Amargo, Los Gringos o Tex) y la fantasía heroica(Haxtur, Mathai-Dor, Haggart) recibiendo variados premios como el Yellow Kid en 1980. En esta serie dibujó 12 episodios, que son los que vienen en el volúmen, su hermano Ramón dibujó seis episodios más.
Víctor Mora Pujadas(Barcelona, 1931) es un guionista y novelista español, creador de Capitán Trueno, El Jabato, El Cosaco Verde, Sunday y Dani Futuro entre otros. Uno de los grandes guionistas europeos y considerado por muchos al nivel de Jean-Michel Charlier.

Sunday está ambientada en el Oeste, donde el ex-coronel del Ejército de la Unión Sunday, anda en la busca de su hijo que fuera raptado. En su peregrinar ayuda a los indefensos, aunque a veces esto le hace arriesgar su vida.

Idioma: Español.
Editorial: Glenat
Año: 1968
Guion: Víctor Mora
Dibujo: Víctor de la Fuente
Escaneo: marimon (CRG)
Archivos: 1
Formato: CBR.
Tamaño: 130

Descargar comics:
imageimageimage

Reseña: Seconds


SECONDS


Editorial: Ballantine Books.
Guión: Brian Lee O’Malley.
Dibujo: Brian Lee O’Malley - Jason Fischer.
Color: Nathan Fairbairn.
Fecha de publicación: 15 de Julio de 2014.
Reseña: el Buen Ñoño Wise.


“Seconds” es tan entretenida y agradable que ya la compré y atesoro hoy entre las preferidas de mi colección de comics.

¿Habían visto antes una reseña tan honesta? Por lo menos yo no, pero no se me ocurrió otra forma de empezarla. Ah, sí. Podría haber comenzado también con “Brian Lee O’Malley es un puto genio, y no sólo por Scott Pilgrim”.

Ok, estoy empezando a sonar como un fanboy. Voy a revisarme los bolsillos en busca de algo de objetividad. Allá voy.

“Seconds” es una novela gráfica que nos cuenta la historia de Katie, una talentosa y joven chef que trabaja en probablemente el mejor restaurant de la ciudad, llamado… Seconds. Pero pronto veremos que la palabrita esconde otros simbolismos; sólo tengan un poquito de paciencia. Como sea, el sueño real de Katie es tener su propio restaurante, y se empeña en emplazarlo en un edificio viejo con pésima ubicación y a punto de venirse abajo, pero para ella tiene “algo” especial. Pronto entenderemos por qué. Lamentablemente, las reparaciones que ha iniciado con su socio Arthur se van haciendo cada vez más caras y extensivas, al punto que Katie se ve agobiada por los sacrificios actuales a los que ha tenido que recurrir para cumplir su sueño: ahorrar mucho dinero, terminar con su ex-novio, vivir en un cuartito pequeño sobre el restaurant Seconds, etc.

Hasta aquí, parece que O’Malley nos tiene preparada una historia realista, pero pronto veremos que -tras un suceso nefasto que afecta a uno de los cercanos a Katie- sobreviene un giro que mezcla de manera genial lo sobrenatural y la ciencia-ficción. Una misteriosa figura femenina le deja en uno de sus cajones una pequeña cajita, que contiene lo siguiente:
      
    1.  Una libreta titulada “Mis errores”.
    2.  Un (1) misterioso hongo de cubierta roja.
   3. Una inmaculada tarjeta de instrucciones impresa que dice lo siguiente: “Una segunda oportunidad te espera. 1) Escribe tus errores. 2) Ingiere el champiñón. 3) Anda a dormir. 4) Despierta como nuevo. Las acciones deben ocurrir dentro de este edificio.”

Tal como dicen las instrucciones, Katie se embarca en esta loca aventura de revivir su día para prevenir el trágico evento, ¡Y lo logra! Pero eso no es todo: a poco andar descubrirá que dentro del edificio de Seconds, en el sótano, hay muchos hongos más. ¿Qué harían ustedes si, de repente, tienen la posibilidad de corregir mucho de lo malo que les ha pasado en su vida?

Aquí empieza la psicodelia. Si hay hongos involucrados, era de esperarse. Este viaje tendrá de todo, y luego de poco más de trescientas páginas, un final bastante satisfactorio. Calculo que tendrán más o menos una hora de travesía para surcar un relato que es básicamente una comedia romántica, pero repleta de magia, de una suave impredecibilidad que le da un carácter exploratorio muy agradable, de enseñanzas de vida que se entienden superficialmente pero que cuesta internalizarlas y llevarlas a la práctica diaria. También es plena en la habilidad narrativa de este autor que construye personajes con una identidad tan potente que pareciera conocerlos diez veces mejor de lo que nos muestra, y así y todo lo que alcanzamos a ver es a nuestros amigos y conocidos de la vida. Incluso con los secundarios, y eso enriquece tremendamente su universo. La trama, que no quiero spoilear, es tan rica como los personajes, y circula de manera libre entre muchos géneros. Tanto así que cuesta pillarle la mano al predominante, pero ese vaivén emocional que nos produce el no saberlo es un tremendo placer. De repente estaremos riendo, luego sintiendo la angustia de un momento de terror, luego identificándonos con alguna discusión de pareja, y así.

El dibujo es el habitual al que nos tiene acostumbrado O’Malley: “chibis” muy expresivos, que logran casi sin diálogos comunicar toda la carga emocional del momento que viven, composiciones de página que son un lujo narrativo a la hora de describir una situación o tan solo mostrar la tensión de un duelo. Por supuesto, hay bromas, rompimientos de la cuarta pared y punch-lines notables que nos sacarán más de una carcajada, para matizar suavemente este relato que presenta temas muy serios en clave liviana. Una gozada de amplio espectro.

“Seconds” se trata, en definitiva, de segundas oportunidades, de segundas reflexiones antes de actuar, de actores secundarios de nuestras historias que se convierten en principales y viceversa. También de los segundos que se escapan de una vida que, afortunadamente, nos fuerza a tomar responsabilidad por las consecuencias de nuestros actos.

Si ya leyeron “Scott Pilgrim” los desafío a dejar en los comentarios cuál es la broma que se repite en ambas historias. Un guiño que por un momento me sobrecogió y me causó risa, todo al mismo tiempo, como si hubieran dos “yo” leyendo esta estupenda novela gráfica.

8,5/10

Post: Seconds



martes, 5 de mayo de 2015

El Mundo de los Dragones

P00001 - El Mundo de los Dragones

"Soy Enney, la Guesseyder. Una hechicera, si lo prefieren.

El relato que voy a contarles tiene lugar en épocas ocultas en la memoria de los hombres, bueno... Casi.

En épocas del caos, testigos del reinado de criaturas de las que hoy no subsiste más que la leyenda: los dragones".

Idioma: Español.
Editorial: Clair de Lune 
Año: 2007 
Guion: Pierre Leomni, Andre Reina
Dibujo: Andre Reina 
Tradumaquetadores: Larabeau y ViaJanDo (CRG)
Archivos: 3  
Formato: CBR   
Tamaño: 164 Mb

P00002 - El Mundo de los Dragones P00003 - El Mundo de los Dragones

Descarga:

Reseña: Superman Unchained
































SUPERMAN UNCHAINED
Editorial: DC Comics 
Fecha de Publicación: Junio 2013 - Noviembre 2014
Escritor: Scott Snyder
Dibujante: Jim Lee
Reseña: Ñoño Cool

Una serie que nació a raíz del 75vo aniversario del personaje, venía con la premisa de que ser un estudio de personaje para Superman tal como “Corte de los Buhos” lo fuese para Batman, que sería “la esencia del Superman clásico adaptada a la nueva época”, así como sus relación con aliados y enemigos. Snyder nos planteaba que esto no sería un comic más del personaje, sino que lo examinaría a fondo para ver qué tipo de hombre realmente es Clark, así poder entender al Hombre del Mañana y contrastarlo con su versión actual de los New 52. Un año y medio después de retrasos entre publicaciones concluyó esta historia y la verdad es que la promesa se cumplió a cierto nivel, pero en otros se quedó bastante a medio hacer. 

El clásico Clark que luchaba por la verdad, la justicia y el modo de vida americano nunca dudaba, siempre triunfaba (a veces inventando superpoderes en el momento) y su confianza inspiraba a otros a hacer lo correcto, era un símbolo inamovible; obviamente dada la época en que vivía se necesitaba a un Superman así. En los 90 Clark ya no es perfecto, ahora es más humano, tiene dudas, se pregunta sobre sus responsabilidades y lugar en el mundo, es un ser más complejo, y por ende más interesante. Que aún a pesar de sus dudas y temores siempre estaba cuando se lo necesitaba, protegiendo al débil y evitando una pelea y prefiriendo inspirar a instigar, a pesar de sus miedos y errores era un Big blue boyscout que moriría antes de ver a alguien indefenso sufrir un rasguño.

Y en los New 52 cuando se encargaron de volver a recrear al personaje nuestro Clark tristemente no estaba realmente definido: en “Superman” era alguien que golpeaba primero y preguntaba después, en “Superman/Wonder Woman” es un blando que puede ser reemplazado por cualquier otro heroe con capa y poca diferencia habría; y en los tres primeros cuartos de “Justice League” y “Batman/Superman” alguien a quien golpeaban para hacer que el villano de turno se viera fiero o por el contrario, era Clark quien daba los golpes y ponía los ojos rojo brillante, suerte que en este último cuarto de dichas colecciones ha desarrollado una sombra de su vieja personalidad; lo mismo en la segunda mitad de Action Comics, que a pesar de ser de bastante calidad el contexto de las historias en las que se desenvolvía eran totalmente ajenas a lo que pesaríamos que veríamos en un comic con el kriptoniano de protagonista. Es en medio de este Superman poco definido gracias a los problemas editoriales de DC Comics que entran Scott Snyder y Jim Lee con la misión de recuperar la esencia perdida de Kal-El y traspasarla al Hombre de Acero de la nueva era, devolver a Superman al "Olimpo comiquero" como una de esas figuras más grandes que el medio mismo.

La trama usada para este cometido nos deja a Clark detrás de una célula terrorista con la ayuda de Lois Lane mientras que el gobierno de USA lo tiene a él bajo extrema vigilancia y lo quieren forzar a trabajar para ellos, pues es una amenaza muy grande gracias a sus poderes y “si no estás con USA estás en nuestra contra”. Batman, Lex Luthor y otros secundarios clásicos se pasearan por los 9 números de esta historia además de un nuevo villano creado especialmente para esta ocasión

El problema es que si bien nos quieren mostrar al Hombre del Mañana (el que inspira a la gente), hay muchas partes donde derivan y se enfocan mucho en el Hombre de Acero (el que da puñetazos a los malos). Hay buena caracterización del personaje a lo largo de la historia, detallando sus ires y venires, deseos y pesares, y donde podemos sentir al Superman de ayer aparecer en las páginas pero se pierden números casi completos de esta miniserie con Superman solo golpeando cosas como si fuese el increíble Hulk, y si no fuera por pequeñas e inteligentes interacciones en batalla podríamos haberlo reemplazado por cualquier otro héroe genérico en esas secuencias.

Los secundarios fallaron en su gran mayoría pues mientras Batman brilla aquí y allá (es el chico consentido de DC después de todo), Jimmy Olsen se sintió completamente innecesario, Perry White casi se me había olvidado que participaba en la historia dejando claro que hasta la fecha y 4 años ya en los New 52 nadie sabe como usar estos personajes con un mínimo de capacidad. Lois Lane quien tiene un momento bastante emocional con Clark en los 9 números el resto de ellos solo sirve como una interlocutora para que Superman, no Clark Kent, converse y así haga avanzar la trama; y Luthor se vio reducido a ser el tipo que dice el mensaje final para definir a Superman, mensaje que no es del todo malo, pero Lex fue prometido como el villano máximo en el los números finales y resultó ser un un mero mensajero.

Quienes son nuestros villano primero es el General Lane y un alien llamado Wraith que trabaja para el gobierno de los Estados Unidos bajo las órdenes del general. Wraith también se nutre de los poderes del sol como los kriptonianos o daxamitas, obteniendo el mismo set de habilidades que Clark pero más poderoso y experimentado en su uso dado que había llegado en 1938 al planeta en la época de la Segunda Guerra Mundial como respuesta a unas comunicaciones que la Tierra envió a lo profundo del espacio, y era la razón real tras la destrucción de Nagasaki. Lane solo es un mero antagonista de película de acción ochentera, un militar frío y sin mucho más en su cabeza que “eliminar las amenazas de su país” mientras que su arma viviente es la bestia a vencer para el protagonista, el arquetípico dragón que el caballero debe descabezar, ya que si bien su propósito era crear un paralelo entre Superman y lo que él sería si trabajase para el gobierno o si tuviese conexiones militares (algo como el General Zod), no hay mucha personalidad o identidad en el personaje de Whraith para hacerlo realmente interesante, más si muy amenazador ¿te gustan más los villanos interesantes o simplemente muy amenazantes? Eso definirá si el antagonista resulta un éxito o fracaso para ti, en mi caso lo encontré una gran oportunidad perdida en especial con el final forzado que le dieron.

En el final a toda la lucha de Clark vs Wraith y el gobierno de USA se le suma una invasión extraterrestre de último minuto que apenas y tiene tiempo de desarrollarse y ni siquiera tiene a Superman enfrentándose a ellos. Sino que tenemos un final “Deux ex Machina” que hace que todas las piezas que veníamos poniendo en juego encajan todas en su lugar… demasiado bien dirían algunos. Todo funciona demasiado perfecto en el final, y varios cabos sueltos se cierran abruptamente por lo que todo el camino se siente algo vacío e insatisfactorio, en especial para el personaje de Wraith.

Por otro lado el dibujo de Jim Lee es magnífico, los personajes son hermosamente ilustrados, todo, desde sus gestos, posturas y movimiento está lleno de detalles. La narrativa visual es fantástica y las escenas de acción (aunque algunas innecesarias) son dinámicas y vibrantes, sientes el peso de cada golpe y contragolpe. Podríamos decir que muchas secciones a lo largo de estos 9 números están creadas simplemente para que Lee se luzca dibujando escenas de acción donde nuestro hombre de acero posa como modelo de revista entre numerosas splash pages de puñetazos y destrozo de propiedad militar siempre enojado y con sus ojos rojos, he aquí tu Superman del siglo XXI. Lee es un gran dibujante pero lo que retrató sobrecarga el comic hacia los malos aspectos del personaje actual más que retornarlo a su esencia clásica.

“Superman Unchained” es un comic que se puede disfrutar sinceramente mucho si lo que buscas es un simple tebeo de acción superheróica y no te complicas más en el asunto de profundizar lo que se quiere mostrar, pero que a mi gusto pese a que algunos monólogos internos de Clark al comienzo del comic me dejan la sensación de que estás leyendo un cómic de Superman, de ese cuya personalidad era más interesante que cualquiera de sus superhabilidades (algo prácticamente extinto desde que empezó el New 52 hace cuatro años atrás); a medida que avanza la historia se nota que falla a la hora de recapturar quien era Superman antes y el adaptarlo al ahora como Snyder pretendía. 

Clark es un tipo impetuoso y arrebatado, con problemas para controlar la ira, que golpea primero y pregunta después, siempre con los ojos rojos brillantes de enojo hacia el que lo esté enfrentando, atrás quedó su eterna fe en la humanidad y ese porte de chico rudo con el corazón de oro, no es alguien al que mirarías como un referente moral o un ideal, sino que un simple adolescente puberto con superpoderes que tiene un código de valores a medio definir. Y esto queda muy claro en su interacción casi robótica con sus secundarios.  

Realmente es triste para mí reseñar este comic, pues Superman es uno de los personajes que más cariño, nostalgia e importancia tienen en mi persona y ver que nadie en DC es capaz de entender que Superman es alguien más allá de sus poderes, más allá de usar sus puños destruir tanques usa sus manos para tomar la tuya y levantarte cuando estés caído.

Si a eso le sumamos la publicación totalmente errática de esta miniserie, que se había planeado como serie primero pero luego por temas editoriales eso cambio a medio camino sufriendo la trama y personajes de por medio, y luego para esperar tiempos indefinidos que duran meses entre número y número para que Jim Lee terminase el comic (quien lleva retrasándose en terminarlos desde los años 90) lo que dio como resultado que los 9 números se publicasen en un periodo de año y medio cuando nadie ya ni se acordaba que la colección estaba aún en marcha, denotan que en DC ya no se le tiene el mismo cariño y aprecio por el personaje, y que su importancia para la editorial ya no es de ícono, sino que de mero personaje más del montón que venda y listo.

Al menos me queda Convergence: Superman #1 y #2 donde el Superman de siempre realmente aparece y brilla con fuerza en una historia que igual tiene acción, está bien dibujada pero que por sobretodo tiene corazón… osea que aún hay esperanza.

Como nota final, decir que “Superman Unchained” comenzó como un proyecto ambicioso al que le tenía mucha fe, terminó siendo una mera aventura más del “Hombre de Acero” donde el dibujo es el verdadero protagonista y no el hijo de kriptón. La historia en si es entretenida pero que más allá de eso no pasa, pues el potencial que parecía llevar simplemente quedó en nada. Ojalá el Superman clásico de Convergence se quede un buen tiempo dando vueltas para suplir los fallos de su versión actual.

 5.5/10





Rurouni Kenshin (Samurai X)

5

Por denuncia de editorial eliminamos los links de descarga.

Rurouni Kenshin Meiji Kenkaku Romantan (るろうに剣心), conocida en España como Rurouni Kenshin, El Guerrero Samurái y en América Latina como Samurái X, es un manga escrito e ilustrado por Nobuhiro Watsuki y cuya adaptación al anime fue dirigida por Kazuhiro Furuhashi.

Ambientado en los primeros años de la era Meiji del Imperio del Japón, afectando también al argumento acontecimientos sucedidos en el tiempoBakumatsu de la Dinastía Tokugawa. Su temática acerca de la paz, el amor y la redención, le ha valido una popularidad muy importante en Japón y en todos los países a donde la obra se hizo famosa.

Himura Kenshin es el personaje principal que da nombre a la serie. Está basado en el personaje histórico de Kawakami Gensai y en otros personajes históricos como el rōnin Musashi Miyamoto.

La historia comienza en el año 11 de la Era Meiji, diez años después de finalizar el Bakumatsu y con él, la Era Tokugawa; al llegar Kenshin a Tokio, conoce a Kamiya Kaoru, una adolescente de 17 años que es huérfana de ambos padres. La joven trabaja como instructora suplente de un dojo de Kendo donde se practica el estilo Kamiya Kashin Ryū heredado de su padre.

Luego de que Kenshin la salvara de un grupo de ladrones empeñados en quedarse con su propiedad, quienes en realidad eran unos antiguos alumnos del dojo los cuales para mancillar la reputación del mismo y quienes a modo de venganza por haber sido expulsados por el padre de la joven, usaban el nombre de Battōsai para cometer múltiples homicidios en la ciudad. Kaoru le invita a quedarse a vivir con ella hasta que decida volver a vagabundear, restándole importancia al pasado del joven lo cual lo deja muy sorprendido.

Con el tiempo se les unirán Yahiko Myōjin, un niño huérfano que era obligado a robar en las calles por un grupo de yakuza y es salvado por Kenshin y puesto a entrenar con Kaoru; Sagara Sanosuke, un luchador a sueldo que odia profundamente a los Ishin Shishi; y Takani Megumi una doctora involucrada involuntariamente en el oscuro mundo del tráfico de drogas que busca a su familia perdida de Aizu.

Los problemas surgirán cuando distintos enemigos relacionados con el oscuro pasado de Kenshin hagan aparición. A muchos de ellos los moverán intereses superficiales, otros en cambio serán antiguos enemigos que buscarán venganza… Seguir leyendo aquí.


4

peliculas.6063.IMAGEN1 
Idioma: Español. 
Editorial: Jump Comics  
Año: 1994 
Guion: Nobuhiro Watsuki 
Dibujo: Nobuhiro Watsuki 
Tradumaquetador: (Up!Subs)(Jolly Roger Fansub)(Pinguino Kamikaze Fansub)(CP9 No Fansub)
Retapados: Keanu_alikante (HTAL)
Archivos: 28 Tomos (255 Capitulos) 
Formato: CBR   
Tamaño: 1.28 Gb


P00001 - Rurouni Kenshin - Tomo #1P00002 - Rurouni Kenshin - Tomo #2P00003 - Rurouni Kenshin - Tomo #3P00004 - Rurouni Kenshin - Tomo #4P00005 - Rurouni Kenshin - Tomo #5P00006 - Rurouni Kenshin - Tomo #6P00007 - Rurouni Kenshin - Tomo #7P00008 - Rurouni Kenshin - Tomo #8P00009 - Rurouni Kenshin - Tomo #9P00010 - Rurouni Kenshin - Tomo #1P00011 - Rurouni Kenshin - Tomo #1P00012 - Rurouni Kenshin - Tomo #1P00013 - Rurouni Kenshin - Tomo #1P00014 - Rurouni Kenshin - Tomo #1P00015 - Rurouni Kenshin - Tomo #1P00016 - Rurouni Kenshin - Tomo #1P00017 - Rurouni Kenshin - Tomo #1P00018 - Rurouni Kenshin - Tomo #1P00019 - Rurouni Kenshin - Tomo #1P00020 - Rurouni Kenshin - Tomo #2P00021 - Rurouni Kenshin - Tomo #2P00022 - Rurouni Kenshin - Tomo #2P00023 - Rurouni Kenshin - Tomo #2P00024 - Rurouni Kenshin - Tomo #2P00025 - Rurouni Kenshin - Tomo #2P00026 - Rurouni Kenshin - Tomo #2P00027 - Rurouni Kenshin - Tomo #2P00028 - Rurouni Kenshin - Tomo #2

Descarga:
  • Rurouni Kenshin (Samurai X) 01-28 (links eliminados por denuncia)

1